Hola ! pasar bienvenidos !

cuentocontigo

lunes, 24 de enero de 2011

INFECCIÓN BACTERIANA EN EL NIÑO CON CÁNCER


Esta obra, que acaba de ser publicada con el patrocinio de AstraZeneca, pretende ser una ayuda para los pediatras que tratan a niños con cáncer, para que conozcan las infecciones más frecuentes, así como las medidas profilácticas y tratamientos que pueden tener a su disposición.

Los tratamientos actuales, más intensivos y con mayor potencial curativo, son los responsables de una mayor tasa de supervivencia en los niños con cáncer. No obstante, estos tratamientos más agresivos, han tenido como consecuencia un incremento del número de pacientes inmunodeprimidos, al igual que un aumento del grado de inmunosupresión.

Para Dr. Luis Madero, Catedrático de Pediatría y Jefe del Servicio de Oncohematología y Trasplante Hematopoyético, del Hospital Infantil Niño Jesús y coordinador del libro, las infecciones son una complicación frecuente en los niños con cáncer y pueden condicionar la evolución y los resultados del tratamiento antineoplásico.

El libro trata en diversos capítulos, escritos por especialistas de diferentes hospitales españoles, los conceptos y bases clínicas en el niño con cáncer, la epidemiología y diagnóstico de la infección bacteriana en el niño, las localizaciones clínicas más frecuentes de la infección en el paciente oncológico pediátrico y la profilaxis y tratamiento de las mismas.

El cáncer infantil no es una enfermedad frecuente. Según los datos que en el libro cita el Dr. Antonio Pérez Martínez, del hospital Niño Jesús, de Madrid, la incidencia mundial estimada es de alrededor de 200.000 nuevos casos anuales. La prevalencia en España se estima alrededor de unos 150 casos de cáncer por cada millón de niños y adolescentes menor de 18 años, que manifiesta que las complicaciones infecciosas constituyen una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en los pacientes con cáncer y que la vulnerabilidad del paciente con cáncer a las infecciones es secundaria tanto al estado de inmunotolerancia del sistema inmunológico inducido por las enfermedades, así como por los complejos tratamientos a los que son sometidos estos pacientes.

El tamaño y la orientación del libro lo hace especialmente práctico, ya que se abordan además de las diferentes etiologías, los diversos cuadros clínicos que pueden producirse, comenta el Dr. Madero.

Título: Infección bacteriana en el niño con cáncer
Coordinadores: Luis Madero y Álvaro Lassaletta
Edita: AstraZeneca
ISBN: 978-84-8473-856-5
Nº Páginas: 275

jueves, 20 de enero de 2011

Francisco Sanz tiene 40 años y hace dos que le detectaron su rara enfermedad, síndrome de Cowden. Ésta consiste en la mutación de un gen


http://link.brightcove.com/services/player/bcpid308992236001?bckey=AQ~~,AAAAFDJ-UQk~,KupD199djw-xYR35536jwpBkXnPJoc_9&bctid=746488736001

Los falsos positivos en las mamografías provocan ansiedad y merma la calidad de vida, según estudio



Investigadores de la Universidad de Tilburg, en Países Bajos, aseguran que la realización de mamografías para conseguir un diagnóstico precoz del cáncer de mama puede acarrear consecuencias muy negativas si finalmente no se detecta ningún tumor, ya que los falsos positivos provocan ansiedad y un empeoramiento de la calidad de vida de quienes lo padecen.

Según los resultados de una investigación que publica en la edición 'on line' de la revista 'British Journal of Surgery', este deterioro viene provocado por la cantidad de pruebas a las que estas mujeres deben someterse hasta corroborar que no hay enfermedad y, según recuerdan los autores, los efectos "negativos" del falso positivo se pueden alargar "por lo menos un año".

En el estudio participaron un total de 385 mujeres que, tras someterse a una mamografía, obtuvieron un resultado anormal. Tras sucesivas pruebas, en 152 se confirmó posteriormente la presencia de un cáncer de mama mientras que en las otras 233 las pruebas descartaron esta posibilidad.

"Aunque el sentido común nos hace pensar que la detección temprana del cáncer de mama es buena y la mayoría de los programas de cribado han tenido éxito en reducir las muertes por cáncer de mama", explica el doctor Lideke van der Steeg, autor de la investigación, han observado que, en algunos casos, "hay mujeres que sufren una ansiedad innecesaria".

De hecho, los resultados del estudio muestran que "a aquellas mujeres con tendencia a ser ansiosas les fue mucho peor cuando recibieron un falso positivo que si, en realidad, se les diagnosticó un cáncer".

Las mujeres con mamografías anormales fueron atendidas en diferentes hospitales durante los cinco años posteriores a la primera prueba, y su calidad de vida (QoL) se evaluó a través de un test avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que evalúa la calidad de vida en seis términos: salud física, salud psicológica, nivel de independencia, relaciones sociales, medio ambiente y nivel de espiritualidad.

En una de cada tres mujeres (32%) que presentó un falso positivo fueron necesarias más de tres nuevas pruebas para determinar que no había cáncer, mientras que más de la mitad (55%) debía volver a la consulta un año después del primer diagnóstico, algunas hasta en ocho ocasiones.

Esto provocó que los niveles de ansiedad en estas pacientes variase hasta un 55 por ciento con respecto a quienes finalmente fueron diagnosticadas con cáncer, de ahí que estos autores propongan "valorar los posibles beneficios y riesgos de participar en estas campañas de cribado".

"A menudo las mujeres sobrestiman su riesgo de cáncer de mama y el material proporcionado por profesionales de la salud y agencias gubernamentales a menudo se centran en los aspectos positivos de la detección temprana", explica Van der Steeg, aunque "no siempre son objetivos".

No obstante, recuerda, hay que tener en cuenta como efecto adverso de estas pruebas "la ansiedad y la reducción de la calidad de vida que muestra este estudio en los falsos positivos

miércoles, 19 de enero de 2011

lunes, 17 de enero de 2011

´´El ejercicio reduce el riesgo de volver a sufrir tumores mamarios´´

La práctica moderada de ejercicio no sólo ayuda a recuperarse de un cáncer, sino que también contribuye a prevenir la aparición de esta enfermedad, sostiene el director médico del Centro Oncológico de Galicia, Manuel Ramos, quien asegura que la actividad física puede estar contraindicada en pacientes "con problemas óseos y riesgo de sufrir fracturas o con el corazón muy gastado"

M. H. | A CORUÑA El director médico del Centro Oncológico de Galicia, Manuel Ramos, sostiene que el ejercicio físico resulta "muy beneficioso" para los enfermos que se recuperan de un cáncer, ya que contribuye a mejorar las secuelas físicas causadas por los tratamientos de radioterapia y quimioterapia. "Una buena forma física no sólo ayuda a recuperarse de un cáncer, sino también a prevenir su aparición", subraya el doctor Ramos, al tiempo que insiste en que la práctica deportiva moderada también puede mejorar la calidad de vida y aumentar la autoestima de los pacientes.

-¿Cómo repercute la quimioterapia en el estado físico de los pacientes con cáncer?

-Al margen de los efectos estéticos, como la caída del cabello, es habitual que los enfermos que están recibiendo radioterapia o quimioterapia tengan náuseas, vómitos, pérdida de peso y alteraciones metabólicas. En el caso de las pacientes con cáncer de mama, también es bastante común que se produzcan periodos de amenorrea -ausencia de la menstruación- y que, incluso, aparezcan síntomas de menopausia precoz, como sofocos, somnolencia, disminución de la libido o pérdida de interés por la sexualidad, entre otros.

-¿Qué beneficios aporta la práctica moderada de ejercicio físico a estos pacientes?

-El ejercicio moderado es, en general, beneficioso para los pacientes con cáncer, y les ayuda a hacer más llevaderos el tratamiento y la recuperación de la enfermedad. Y eso no es todo. Está demostrado que la actividad física logra reducir la incidencia del cáncer de mama al disminuir los niveles de grasa en el cuerpo, y que esto merma, a su vez, los niveles de las hormonas propulsoras de la enfermedad. El sedentarismo y la obesidad están implicados en un elevado porcentaje de tumores (sólo por detrás del tabaco en la lista de factores ambientales dañinos), por lo que el ejercicio es un buen método preventivo en, aproximadamente, un 20% de los casos.

-A las mejoras físicas que produce el ejercicio a los pacientes con cáncer se unen, también, las psicológicas...

-Así es. Desde el punto de vista psicológico, la actividad física moderada contribuye a mejorar la autoestima de los enfermos. Durante los ciclos de quimioterapia, los pacientes tienden a reposar bastante para recuperar defensas, y esto normalmente les provoca un aumento de peso, que se puede revertir haciendo ejercicio. Además, la práctica deportiva les ayuda a recuperar su vida social, que se suele ver interrumpida tras el diagnostico de la enfermedad.

-¿La actividad física es recomendable para todos los pacientes con cáncer o hay casos en los que está contraindicada?

-En principio, el ejercicio aérobico moderado, como caminar, nadar o montar en bicicleta, es beneficioso en casi todos los casos. Puede estar contraindicado en pacientes con problemas óseos derivados de la propia enfermedad -por el riesgo a que se produzcan fracturas-, o en aquellos que padezcan otros problemas físicos, de tipo coronario (cuando, por ejemplo, el corazón está más gastado de lo habitual), etc...

-Pese a que los beneficios del ejercicio físico en la recuperación de los enfermos de cáncer están más que demostrados, todavía hay médicos que no se lo recomiendan de forma explícita a sus pacientes. ¿Cómo se explica esta contradicción?

-Por lo heterogéneo que es este grupo de enfermos y por las contraindicaciones antes mencionadas. Aún así, cada vez son más los médicos que lo recomiendan a sus pacientes.

La mamografía en 3D aumenta en un 15% la capacidad de detección del cáncer de mama


La mamografía en tres dimensiones combinada con esta misma prueba en dos dimensiones mejora la capacidad para detectar cánceres hasta en un 15% y reduce la tasa de estudios complementarios en un 29%. Si a ambas técnicas se suma el diagnóstico asistido por ordenador, el diagnóstico precoz mejora todavía más, ya que este sistema detecta grupos de microcalcificaciones malignas con más del 97% de acierto y otros tipos de lesiones como masas, distorsiones y asimetrías, siempre con más del 91% de acierto.